5 consejos para aprender a valorarte y que los demás también lo hagan

5 consejos para aprender a valorarte y que los demás también lo hagan


Centro Nuevo Día por Centro Nuevo Día
25/05/2017

  1. Determinar tus propios límites

Al margen de las pautas básicas que se requieren para una convivencia social civilizada, los límites que valen son los que cada uno establece para sí mismo. Evaluar y establecer cuáles son en tu caso, y tenerlos siempre claros, hará que no seas pasible de abusos de ninguna naturaleza. Saber qué aspectos, actitudes, etc., no son negociables para nosotros es el paso uno hacia una mente asertiva: estabilidad, honestidad, independencia, son sólo algunos de los miles de ejemplos que podemos darte. 

 

  1. Toma las riendas de tu vida

Hay quien ve lo negativo como una desgracia del destino. Otros, igual de equivocados pero tal vez más optimistas, sólo se sientan a esperar que la suerte les obsequie bonanzas; una tercera opción, la persona asertiva, hace frente a las adversidades comprendiendo que son sucesos sobre los cuales tiene exclusiva responsabilidad, que es muy diferente a la culpa. La persona asertiva tiene la aptitud de ver sus fallas, pero en lugar de maldecir o maldecirse por ellas, busca la forma de mejorarlas y mejorarse. Deja de lamentarte, piensa qué cosas deseas cambiar de tu vida y empieza a hacerlo.


 

  1. No esperes que los demás adivinen tus pensamientos; di lo que piensas

A veces, muy a menudo, a decir verdad, ni siquiera nosotros sabemos qué queremos o lo que nos pasa. ¿No es absurdo pretender que los demás lo adivinen o lo den por sentado? Absurdo y frustrante. Evitarnos tan inútil intento y evitárselo a quienes nos rodean es una excelente alternativa. Decir lo que pensamos, lo que nos pasa; lo que pretendemos de una relación, lo que nos molesta de alguien, es la única forma adulta de relacionarnos con el mundo sin dejar de lado lo que esperamos para nuestra vida.

 

  1. No te hagas cargo de las expectativas ni de las frustraciones de nadie

En el punto dos hicimos mención de la importancia de tomar las riendas de la vida y hacernos cargo de nuestras decisiones y sus consecuencias, gran labor, ¿verdad? Semejante empresa no debería dejarnos tiempo ni energía de sobra para ocuparnos de lo que otros deberían hacer y no hacen, o preocuparnos por lo que se supone que otros esperan de nosotros. Son cuestiones que deben quedar afuera de nuestro sistema sin derecho a réplica si queremos convertirnos en personas asertivas.

 

  1. Ejercita una mirada más valorativa de tu persona

Quererse no significa ser soberbio. De hecho, la soberbia es un símbolo de solapada inseguridad y falta de valoración. Apreciarte implica ser tan consciente de tus defectos como de tus virtudes, poniendo el acento en tu potencial y procurando mejorar aquellos aspectos con los que no estás conforme. Vivir criticándote no sólo genera falta de valoración y la toma sistemática de malas decisiones, sino que predispone negativamente a los que tratan contigo.


Centro Nuevo Día
Acerca de Centro Nuevo Día

Centro de tratamiento para alcoholismo, drogadicción y otro tipo de adicciones.


Artículos Relacionados:

Comenta desde Facebook