8 alimentos para un cerebro saludable

8 alimentos para un cerebro saludable


Centro Nuevo Día por Centro Nuevo Día
15/04/2019

El último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), publicado en noviembre de 2015, aseguraba que la población mundial vivía más años, pero lo hacía en un cuerpo que sufría achaques y problemas de salud desde una edad temprana. El factor determinante para que esto ocurra se encuentra en la falta de concienciación por parte de la población de que existen enfermedades que es posible prevenir solo con mejorar los hábitos de vida, como la alimentación.

En este sentido, seguir una dieta insana puede afectar a muchos aspectos de nuestra salud en general, entre ellos a nuestra capacidad de concentración o a nuestra cognición. De hecho, un estudio encabezado por una universidad canadiense, y publicado en mayo de 2015 en Neurology, concluía que una mayor calidad de la dieta se asocia con un menor riesgo de deterioro cognitivo, tras analizar a 27.000 sujetos de 40 países distintos.

En nuestra mano está lograr que nuestro cerebro se mantenga activo y saludable, algo que repercute en el correcto funcionamiento del resto del organismo, así como en nuestro estado mental. Te contamos cuáles son los 8 alimentos que colaboran en tan importante tarea. Eso sí, sin olvidar que los expertos recomiendan no centrarse en la idea de emplear alimentos “para...”, sino en la calidad de la dieta en general.

Manzanas y cítricos:

Contienen una gran concentración de flavonoides, unas sustancias que tienen un poderoso efecto antioxidante, por lo que puede ser una buena idea incorporarlos a nuestra dieta para colaborar en la mejora de las conexiones neuronales.


Cacao:
También es rico en flavonoides el cacao, y un estudio americano realizado en 2014 revelaba que este alimento mejoraba la capacidad cognitiva y la memoria de los sujetos de la investigación. Sin embargo, la opción más saludable y completa sigue siendo la de la fruta, por lo que debería ser la fuente primaria de la que obtenerlos. 


Aguacate:
Son muchos los beneficios que se le otorgan al aguacate, sobre todo para la salud de nuestro corazón y circulación sanguínea, ya que es una una fruta rica en vitamina E, potasio o antioxidantes, entre otros, pero, sobre todo, en grasas saludables tipo omega 3 que mantienen un buen ritmo sanguíneo, algo que repercute directamente en la capacidad de concentración de nuestro cerebro.


Brócoli y coles:
Ambas verduras contienen vitamina K en altas proporciones, un compuesto químico que, según afirmaba un artículo elaborado por el departamento de nutrición de la Universidad de Montreal (Canadá) en 2012, podría ser importante no solo por su valioso papel en la coagulación de la sangre, sino también porque cumple acciones importantes en el sistema nervioso, sobre todo en cuanto a la capacidad cognitiva. 


Arándanos y fresas:
La inclusión de estas frutas en nuestra dieta puede mejorar nuestra memoria a futuro. Y es que, según revelaba una investigación de la Universidad de Harvard publicada en 'Annals of Neurology' en 2012, el aumento del consumo de arándanos y fresas está asociado a una menor tasa de deterioro y pérdida de memoria en mujeres mayores.


Pescado:
El pescado es una buena fuente de grasas saludables que contribuyen a un mejor rendimiento intelectual y a una mejor salud del cerebro. Una dieta que aporte niveles más altos de este tipo de grasas se ha relacionado con un menor riesgo de demencia y accidentes cerebrovasculares, así como con un declive mental más lento; además, pueden desempeñar un papel vital en la mejora de la memoria, especialmente a medida que envejecemos. ¿Cuánto pescado? Basta con dos raciones semanales.


Frutos secos:
Las nueces o las almendras son buenas fuentes de vitamina E, valiosa por su capacidad antioxidante, y que se ha relacionado en algunos estudios con una disminución importante del riesgo de pérdida cognitiva a medida que se envejece, así como con una mejora del nivel de concentración. Además, contienen proteínas que estimulan a las llamadas neuronas hipocreatinas, encargadas de mantener nuestra atención.

Té verde:
Otro de los grandes protagonistas en la salud de nuestro cerebro es el té verde, al que numerosas investigaciones atribuyen la capacidad de reducir las posibilidades de sufrir enfermedades del sistema nervioso y cardiovascular, así como de mantener nuestra memoria en plena forma gracias a su gran capacidad antioxidante.

 

Por Diana Oliver


Centro Nuevo Día
Acerca de Centro Nuevo Día

Centro de tratamiento para alcoholismo, drogadicción y otro tipo de adicciones.


Artículos Relacionados:

Comenta desde Facebook