Asertividad como forma de vida

Asertividad como forma de vida


Jesús Matos Larrinaga por Jesús Matos Larrinaga
16/09/2015

Seguramente hayas escuchado en cientos de ocasiones que la asertividad es fundamental para el bienestar humano. Los psicólogos nos solemos llenar la boca con esta palabra y difundimos las ventajas de ponerla en práctica. Pero ¿Sabes lo que es realmente la asertividad?

Es curioso que la palabra no forme parte del diccionario académico de la lengua española, también es curioso que la mayor parte de definiciones que encontramos por internet no describen lo que realmente es la asertividad, es más, se limitan a decirte lo que no es, simplemente la sitúan entre el estilo de comunicación pasivo y el agresivo.

Para mí la asertividad es un estilo de comunicación en el que se defienden los derechos propios sin limitar los de los demás. Es una habilidad que se puede poner en práctica en absolutamente todos los ámbitos de la vida, desde el trabajo a las relaciones de pareja.

¿Qué significa ser asertivo?

Ser asertivo significa ser valiente. Significa exponer de forma clara y educada nuestras preferencias, nuestros gustos, lo que nos molesta, atrevernos a decir un cumplido, atrevernos a recibir cumplidos. Significa dejar atrás nuestros miedos al que pensarán, significa manejar emociones de forma eficaz y en último término significa ser una persona comprometida con nosotros mismos.Final del formulario

El manejo de la asertividad no garantiza el éxito en las relaciones sociales, pero sí que magnifica las posibilidades. ¿Cuántas veces hemos tenido problemas de ansiedad o tristeza por no habernos atrevido a decir lo que pensábamos? Si en vez de habernos callado hubiésemos emitido una conducta asertiva, probablemente nos hubiésemos puesto nerviosos al principio, pero nuestra autoestima y nuestro autoconcepto habrían subido por haber sido capaces de exponer nuestra opinión y con el tiempo los nervios habrían desaparecido.

¿Cuándo podemos ser asertivos?

En el trabajo: Cada vez que nos toque hacer tareas que creemos que no nos corresponden tenemos que tener el compromiso con nosotros mismos de señalar educadamente que no estamos conformes. Es probable que no te libres de realizar estas tareas, pero por lo menos has sido capaz de decirlo. Solamente esto te ayudará a sentirte mejor.

En la pareja: La gran mayoría de los problemas de pareja vienen por problemas de comunicación. Muchísimas veces esperamos que nuestra pareja nos lea la mente y adivine lo que necesitamos. Esta actitud genera muchísimos conflictos. En vez de eso, atrevámonos a decir lo que queremos y esperamos.

Con los amigos y familiares: Siendo asertivos evitaremos caer en malentendidos y a hacer cosas que no nos apetece hacer por miedo a “que no nos acepten”. Descubrirás que no pasa nada por decir en alto lo que te apetece hacer o expresar disconformidad con algo.

Hay que tener en cuenta que la conducta asertiva tiene un componente verbal y otro no verbal. Por lo que no basta con buenas palabras, sino que hay que tener una buena comunicación no verbal. Si el mensaje no es coherente en su forma verbal y en su forma no verbal nuestro cerebro priorizará las señales no verbales. Pon atención en esto.

La conclusión de este post es que te atrevas a ser asertivo y que empieces a generalizar este estilo de comunicación a todos los ámbitos de tu vida. Tu bienestar lo notará.


Jesús Matos Larrinaga
Acerca de Jesús Matos Larrinaga

Psicólogo de formación y emprendedor de corazón. Egresado de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid.
Bloggero administrador y editor de enequilibriomental.net


Artículos Relacionados:

Comenta desde Facebook