Como controlar la ansiedad

Como controlar la ansiedad


Alberto Cajal por Alberto Cajal
05/12/2019

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos sentido sus síntomas y hemos tenido que combatir y superar la ansiedad.
Estos síntomas te producen agitación, aceleración del pensamiento, pérdida de control, sudoración y un largo etcétera y son muchas veces tratados como una enfermedad. Este es el primer error que se produce, ya que la ansiedad no es una enfermedad sino un síntoma de un problema.

 

1-Identifica lo que te pasa

Imagina que estas paseando por el campo tan relajadamente y de repente aparece un toro bravo de unos 500 kilos que corre hacia ti. Es aquí donde los síntomas de la ansiedad hacen su aparición para protegernos y dotarnos de la energía que te hace falta para huir.

Se te dilataran las pupilas para no perder detalle de la bestia, el corazón latirá más fuerte para bombear sangre a toda la musculatura y que esta reaccione de manera más rápida, empezaras a sudar lo que hará que tu cuerpo se refrigere, etc. Nuestra mente imagina cosas terribles que nos pueden pasar como pueden ser que perdamos nuestro trabajo, no poder encontrar una pareja, que nuestra pareja nos deje, una discusión con alguien y un largo etcétera que hace mella en nuestra salud.

2-Conoce el poder de tus pensamientos


Tu manera de pensar, la manera en la que elaboras una supuesta situación catastrófica usando tu imaginación, es donde radica gran parte del problema con la ansiedad. Es por eso que los diferentes ansiolíticos no actúan en cambiar esa manera de pensar sino en los síntomas de la ansiedad.
El ser humano es un ser imaginativo por naturaleza y eso muchas veces se pone en tu contra y se ve reflejado en la idea de imaginar catástrofes donde no las hay.

3-Anota esos pensamientos y hazlos conscientes


Apunta en un papel la situación que desencadena la dificultad, los pensamientos negativos que generan y el grado de ansiedad que producen. Esto es muy útil ya que todo lo que tienes en la cabeza lo ordenas cuando lo escribes y a su vez lo haces consciente.
Observa que los pensamientos son catastrofistas y negativos, que como dije antes, son interpretados por tu cerebro como reales lo cual desencadena malestar real que se convierten en ansiedad.
Si esos pensamientos giran en torno a una misma situación, intente no evitarlo. Al hacerlo descenderá la ansiedad un poco pero cuando estemos en esa situación se volverá a disparar la ansiedad a niveles altos.

4-Analiza las diferentes interpretaciones posibles de cada situación


Una misma situación puede afectar de diferente manera a distintas personas. Lo que a uno le supone un problema a otros les supone una situación típica del día a día. Nada es un problema en sí mismo sino que dependerá la manera en la que se interprete, como bien dije antes, y las opciones que tengamos de otras interpretaciones alternativas a esa misma situación.
Si piensas que una situación solo tiene una solución posible porque usted mismo lo cree así, según sus propios argumentos que no los pone a prueba con los demás y que por más que piensa y piensa hasta la extenuación no le ve salida, considérese una persona rígida.

5-Duda de tus pensamientos, confróntalos

Los pensamientos hay que tomarlos como hipótesis, algo que hay que comprobar.

Pregúntate:

¿Qué probabilidad tengo que esto me ocurra? ¿De 0 a 100 cuál es el grado en que me creo ese pensamiento?
¿Qué datos tengo a favor y en contra?
¿Dónde está escrito que eso es así? ¿Por qué tú lo digas?
¿El mero hecho de qué lo pienses significa que es verdad? 
¿Es verdad todo lo que piensas siempre? ¿Alguna vez ha resultado ser falso algo que pensabas o de lo que estabas convencido/a?
¿Puedo leer la mente de las otras personas? ¿Cómo sé que esto es lo que piensa? ¿Existe la posibilidad que me equivoque?

 

6-No intentes no pensar

En muchas ocasiones se intenta evitar pensar para no pasarlo mal. Nos esforzamos por evitar no pensar, quitarnos eso de la cabeza. El resultado es que pasa todo lo contrario, ese pensamiento se hace más presente y coge más fuerza.
Un pensamiento no es más que la conexión de neuronas, no tiene entidad como tal van y vienen. Si le das importancia digamos que estas reforzando esa conexión y por lo tanto el cerebro lo interpretará erróneamente como importante.
Imagine que le digo que no piense en un oso blanco, que se esfuerce en no pensar en un oso blanco intente por todos los medios no pensarlo por favor. Seguro que lo primero que se te vino a la mente es ese oso blanco, por lo que hiciste lo contrario a lo que te dije. Si usted siempre ha intentado no pensar en esa preocupación, y le ha pasado todo lo contrario una y otra vez, intente autoimponerse lo contrario.
Deje que los pensamientos fluyan, no tema porque piense cosas extrañas, si no le da importancia estos se debilitaran por sí solo.

7-Practica una correcta respiración

 

Cuando sentimos miedo o angustia nuestra respiración se vuelve corta y rápida. Esto ocasiona que nuestras pulsaciones se disparen y le llegue al cerebro la señal de peligro. Dedique como mínimo 20 minutos al día a practicar la respiración diafragmática.
 

 

Autor: Alberto Cajal


Alberto Cajal
Acerca de Alberto Cajal

Licenciado en Magisterio. Maestro de Instituto. Me encanta leer, la ciencia y escribir sobre lo que conozco y sobre cosas nuevas que aprender.


Artículos Relacionados:

Comenta desde Facebook