3 Consejos para ver el vaso medio lleno

3 Consejos para ver el vaso medio lleno


Jesús Matos Larrinaga por Jesús Matos Larrinaga
11/09/2015

Desde hace tiempo se habla en los ámbitos científicos del bienestar de que las circunstancias externas de cada persona no son significativas a la hora de explicar el nivel de felicidad, sino que es el trabajo diario que dedicamos a esta meta el que realmente explica los niveles totales de bienestar. Dicho en cristiano, importa mucho más a la hora de ser feliz el tiempo que dediquemos al día a esta causa que mi nivel económico, el barrio donde viva, mi situación sentimental o cualquier otra variable externa.

En consulta me gusta poner ejemplos muy exagerados para que las personas que acuden a mi entiendan de que estamos hablando. Es cierto que a veces me paso, pero voy a poner dos ejemplos extremos de esto que estamos hablando. El primero es que si en los campos de concentración había gente que conseguía tener un cierto nivel de bienestar, todos podemos tenerlo.

El segundo ejemplo contrarresta al argumento tan repetido de “el dinero da la felicidad”. Se han hecho estudios en referencia a esto y está demostrado que sí que es verdad que en los momentos posteriores a recibir una gran cantidad de dinero hay un aumento de las emociones positivas, pero al año de haber cobrado, la persona está al mismo nivel de bienestar que antes de recibir la suma de dinero.

Malas noticias… No hay píldora de la felicidad.

Por lo tanto el dinero no da la felicidad. Sí que es verdad que nos ayuda a cubrir nuestras necesidades básicas y a hacer nuestra vida más fácil, pero si no invertimos esfuerzo y tiempo en cuidar nuestro bienestar, les aseguro que no incrementará por sí mismo.

Tres cosas positivas

Una de las recomendaciones que en los estudios ha demostrado mayor eficacia a la hora de incrementar las emociones positivas es apuntar todas las noches en una libreta tres momentos positivos del día e intentar revivirlos.

Parece una cosa muy tonta y sencilla, pero lo bueno de la ciencia es que no deja lugar a dudas en este caso. Implementar este hábito ha demostrado eficacia a la hora de combatir sintomatología depresiva y sus efectos en las emociones positivas son incuestionables.

¿Cómo lo puedo hacer?

Muy sencillo, compra una libreta y cada noche, antes de acostarte, dedica diez o quince minutos a tratar de recordar los tres mejores momentos del día. No tienen que ser grandes acontecimientos, pueden ser cosas tan sencillas como el café de la mañana viendo amanecer, la charla con un familiar cercano o comer un trozo de pizza disfrutando del sol calentando mi piel.

Poco a poco iremos descubriendo que la felicidad está en los pequeños momentos de cada día. Esta actividad además nos ayudará a dar la importancia merecida a los momentos buenos que disfrutamos y apenas valoramos.

¿Cuántas veces has dicho eso de “He tenido un día horrible”?

Te has dado cuenta de que a pesar de haber discutido con tu jefe (que objetivamente es lo único malo que te ha pasado), has disfrutado de un desayuno al lado de tu familia, has charlado con tus compañeros de trabajo animadamente, has ido a hacer deporte y te has superado respecto ayer, has llegado a casa y te has echado la siesta plácidamente y has visto una película fantástica en la televisión. Pero sin embargo evaluamos globalmente el día como “horrible”. Pongámonos los lentes del bienestar y prestemos atención a los pequeños momentos de cada día.

Te suena la frase ¿Uno nunca sabe lo que tiene hasta que lo pierde? Pues apliquemos esa frase. Seamos conscientes de todo lo que tenemos en nuestras vidas y disfrutémoslo a fondo.


Jesús Matos Larrinaga
Acerca de Jesús Matos Larrinaga

Psicólogo de formación y emprendedor de corazón. Egresado de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid.
Bloggero administrador y editor de enequilibriomental.net


Artículos Relacionados:

Comenta desde Facebook