No tengo ganas

No tengo ganas


Jesús Matos Larrinaga por Jesús Matos Larrinaga
21/09/2015

Precisamente uno de los problemas más grandes que se encuentran mis pacientes a la hora de poner en marcha estrategias para mejorar su bienestar es la falta de ganas. ¡Qué difícil es irse a hacer deporte cuando uno lleva 8 horas trabajando!

Efectivamente, nuestro cerebro se va a revolver cuando intentemos hacer un cambio de vida. Y es que reconozcámoslo, cambiar cuesta un montón. Por ello al principio nos va a tocar empujar fuerte

No tengo ganas 1: No te dejes llevar por las pocas ganas

Estamos acostumbrados a hacer un montón de cosas sin ganas. ¿La última vez que fuiste al médico tenías ganas de ir? ¿Tienes ganas todas las mañanas de madrugar? ¿Nunca has ido al trabajo con sueño?

Efectivamente, el ser humano es capaz de llevar a cabo actividades sin tener ninguna gana. Por lo que no quiero volver a escuchar un “no puedo”. No puedes volar por ti mismo o respirar bajo del agua, pero todos podemos incrementar nuestro ejercicio físico o hacer el esfuerzo y comer sano.Final del formulario

Veo que sigues con “Ya pero es que es muy difícil”, estoy de acuerdo. La próxima vez que te propongas un reto y tu cerebro te diga “No puedo” quiero que te cuestiones a ti mismo si por hacer esa actividad te dieran 7 millones de pesos o dependiera la paz mundial de ello lo harías o no.

Pues lo que está en juego es mucho más importante que el dinero. Está en juego tu bienestar psicológico. Así que atentos.

No tengo ganas 2: Poco a poco

Vamos a planificar los retos poco a poco y manejar las expectativas. Si nunca has hecho ejercicio físico prefiero que camines 10 minutos a que te propongas salir a correr media hora.

Ponerse objetivos muy sencillos nos va a ayudar a motivarnos. Así que rebaja tus expectativas al máximo. Vamos despacito y con buen ritmo.

No tengo ganas 3: Prémiate el esfuerzo

Fundamental después de haberte puesto un reto y haberlo conseguido debes recompensarte. Puede ser con una actividad que te guste mucho o con un pequeño capricho. Lo que se te ocurra.

Por ejemplo, si consigues salir a caminar por primera vez 10 minutos, está muy bien que te premies viendo un capítulo de tu serie favorita, o quedando a tomar un café con un amigo. Lo que se te ocurra.

Por favor, dejémonos de excusas y empecemos a caminar hacia el bienestar. Y recuerda que no buscamos la perfección, buscamos la mejora continua.

Feliz semana


Jesús Matos Larrinaga
Acerca de Jesús Matos Larrinaga

Psicólogo de formación y emprendedor de corazón. Egresado de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid.
Bloggero administrador y editor de enequilibriomental.net


Artículos Relacionados:

Comenta desde Facebook