¿Por qué es necesario dormir?

¿Por qué es necesario dormir?


Centro Nuevo Día por Centro Nuevo Día
26/04/2018

En general, dormir parece ser necesario para el funcionamiento humano. Es razonable esperar que el cuerpo requiera de un período tranquilo de descanso y relajación a fin de revitalizarse.

Sin embargo, diversos argumentos sugieren que esta no constituye la explicación completa. Por ejemplo, la mayor parte de la gente duerme entre ocho y nueve horas cada noche, pero existe una gran variabilidad entre las personas. Algunas personas requieren tan sólo de tres horas de sueño.

Los requisitos de sueño también varían durante el transcurso de la vida de una persona. A medida que la gente envejece, suele necesitar cada vez de menor cantidad de sueño.

Si el sueño desempeñara una única función de restauración del cuerpo, resultaría difícil comprender por qué los mayores requieren de menor cantidad de sueño que los más jóvenes.

Además, las personas que han participado en experimentos de privación de sueño no han exhibido efectos duraderos. Estos experimentos consisten en mantenerlas despiertas durante períodos de hasta 200 horas seguidas.

Las personas sometidas a estos experimentos, experimentan cansancio, falta de concentración, irritabilidad, disminución de la creatividad y tienden a padecer de temblores en las manos mientras se les mantiene despiertas. No obstante, cuando se les permite dormir retornan rápidamente a las condiciones normales.

Dormir es una necesidad biológica

El sueño es una necesidad biológica que permite restablecer las funciones físicas y psicológicas esenciales para un pleno rendimiento. El sueño y la vigilia son funciones cerebrales y están sujetas a alteraciones del sistema nervioso.

Durante el sueño se producen cambios hormonales, bioquímicos, metabólicos y de temperatura. Todos estos cambios son necesarios para el buen funcionamiento del ser humano durante el día.

Los investigadores han descubierto que el sueño es vital para que podamos aprender y que está íntimamente relacionado con el mapa del tiempo de la naturaleza y tiene una trascendencia crítica para la salud. Sin embargo, aún no se sabe exactamente cuál es su función.

Las investigaciones más aceptadas vinculan al sueño con la reparación de tejidos corporales y la conservación y recuperación de energía. Asimismo, lo vinculan con la consolidación y mantenimiento de la memoria. Al dormir, nuestro cerebro “se repara”. Es como si lo lleváramos a un taller.

¿Por qué dormimos?

Existen dos mecanismos o procesos identificados como los responsables del sueño. El proceso “S” está determinado por la historia previa de sueño y de vigilia de la persona. Se manifiesta por una propensión aumentada a dormir después de una privación de sueño. Es algo así como una acumulación de una deuda.

El proceso “C” está controlado por el reloj biológico endógeno y es independiente de la historia previa de sueño y vigilia. Tendemos a dormir en la fase de la caída de la temperatura corporal (primera parte de la noche). Nos despertamos cuando ésta se incrementa (segunda parte de la noche).

¿Qué efectos tiene no dormir?

La vigilia, el sueño lento y el sueño rápido deben sucederse necesariamente de forma armónica para asegurar el estado de salud de una persona. El impacto de la privación del sueño es amplio y repercute no sólo en lo físico, sino también en lo psicológico.

Algunos de los efectos de no dormir son los siguientes:

Alteraciones de la memoria, Irritabilidad, Ansiedad, Depresión, Síntomas similares al déficit de atención, Sistema inmune deteriorado, Disminución de la capacidad de reacción en tiempo y precisión, Pobre coordinación manual, Temblores, Riesgo de obesidad, Incremento en la variabilidad del ritmo cardíaco, Riesgo de ataques al corazón, Alteraciones neurológicas, Ataques epilépticos, Supresión del crecimiento.

Como vemos, parece necesario dormir. Al menos está claro que, si no lo hacemos, los problemas que nos puede acarrear son numerosos.

Efectos beneficiosos del sueño

Además de ser un gran placer para muchas personas, dormir bien tiene unos efectos positivos en nuestro organismo. Algunos especialistas consideran que son seis los efectos más beneficiosos de dormir.

  • Dormir mejora la memoria. Según diversas investigaciones, dormir una siesta de 90 minutos ayuda a fijar los recuerdos y la destreza.
  • Protegemos nuestro corazón al dormir. Las personas que duermen mal o poco tienen tres veces más posibilidades de sufrir una insuficiencia cardíaca que aquellos que duermen bien.
  • Al dormir podemos reducir la depresión. Cuando dormimos nos relajamos. Eso facilita la producción de serotonina, que contrarresta los efectos de las hormonas del estrés. Por consiguiente, nos ayuda a ser más felices.
  • Cuando dormimos nos encontramos más sanos. El tiempo de sueño sirve para regenerar nuestro sistema inmunitario. Así podemos luchar contra las toxinas y superar infecciones.

 

Parece claro, pues, que los beneficios de dormir (mejor si el sueño es de calidad) son numerosos e importantes. Además, la falta de sueño trae consigo consecuencias negativas que a la larga pueden ser muy perjudiciales.

Referencia: Pérez, Francisco (2018)


Centro Nuevo Día
Acerca de Centro Nuevo Día

Centro de tratamiento para alcoholismo, drogadicción y otro tipo de adicciones.


Artículos Relacionados:

Comenta desde Facebook