¿Qué es la Inteligencia Emocional y cómo puedo desarrollarla?

¿Qué es la Inteligencia Emocional y cómo puedo desarrollarla?


Centro Nuevo Día por Centro Nuevo Día
28/08/2015

La inteligencia emocional es la capacidad que tiene una persona de entender, trabajar y expresar sus emociones de forma correcta. Es una de las principales claves para mejorar las relaciones con otras personas. Cuando una persona se enoja demasiado, llora por cualquier razón o tiende a ser demasiado explosivo, es porque no ha aprendido a manejar su inteligencia emocional.

¿Por qué a veces es tan difícil controlarnos? Porque las emociones son, en esencia, impulsos que nos llevan a actuar, programas de reacción automática con los que nos ha dotado la evolución. En toda emoción hay implícita una tendencia a la acción.

 

¿Cómo mejorar la inteligencia emocional?

La infancia y la adolescencia son la base donde aprendemos a asimilar hábitos fundamentales que gobernarán el resto de nuestras vidas. El problema es que muchos padres dejan a la suerte la educación emocional de los hijos. Pero eso no es pretexto ni justificación.

Aprender a detectar tus emociones y entenderlas, es el primer paso para mejorar tu inteligencia emocional. Te explicamos las principales emociones, qué sucede en el organismo y cómo controlarlas, según el libro Inteligencia Emocional  de Daniel Goleman.

·         Enojo. Aumenta el flujo sanguíneo a las manos, por eso sentimos ganas de golpear a alguien. Aumenta el ritmo cardiaco y las hormonas, como la adrenalina, que generan la cantidad de energía necesaria para ser violentos.

¿Cómo controlarlo?: Respira y analiza por qué estás enojada. ¿Vale la pena pelear o es un mero capricho?

Los 10 segundos que respires te darán tiempo de que la adrenalina se controle y tomes una decisión correcta y no precipitada.

·         Miedo. La sangre se retira del rostro (de ahí la palidez). El cuerpo parece paralizarse para calibrar si el hecho de ocultarse pudiera ser la mejor opción. Las conexiones nerviosas desencadenan una respuesta de alerta general, sumiendo al cerebro en la inquietud y predisponiéndolo a la acción.

¿Cómo controlarlo?: Ponle nombre a tu emoción y reconoce que algo te asusta. Al aceptar lo que sientes, es mucho más fácil que puedas trabajarlo. Haz una lista mental rápida de las cosas que pueden salirse de control y cómo puedes superarlas. Por ejemplo, si sientes miedo antes de entrar a una entrevista de trabajo, piensa todo lo que podrían preguntarte y tu cerebro estará preparado.

·         Tristeza. Nos ayuda a asimilar una pérdida irreparable. Provoca la disminución de energía y entusiasmo. Hace más lento el metabolismo corporal. Pero el encierro introspectivo da oportunidad de llorar la pérdida, sopesar las consecuencias y planificar un nuevo comienzo.

¿Cómo controlarlo?: Conoce las etapas de un duelo para que puedas manejarlo correctamente: negación, enojo, negociación, tristeza y aceptación. Es importante que no te estanques en ninguna de las cuatro primeras y que si necesitas ayuda, la pidas.

·         Felicidad. Aumenta la actividad en la parte del cerebro que se encarga de inhibir los sentimientos negativos y aquietar los estados de preocupación. Hay una sensación de tranquilidad y el cuerpo entra en estado de reposo.

¿Cómo estimularla?: Enfócate en las experiencias más que en las cosas materiales. Cultiva buenas amistades y no esperes nada de la gente.

·         Amor y satisfacción sexual. Activan el sistema nervioso parasimpático (el opuesto al miedo y la ira). Se genera estado de calma y satisfacción.

¿Cómo estimularlos?: Habla con tu pareja y mantén una buena 


Centro Nuevo Día
Acerca de Centro Nuevo Día

Centro de tratamiento para alcoholismo, drogadicción y otro tipo de adicciones.


Artículos Relacionados:

Comenta desde Facebook