Síntomas físicos de la depresión: cuando tu cuerpo habla

Síntomas físicos de la depresión: cuando tu cuerpo habla


Centro Nuevo Día por Centro Nuevo Día
10/10/2018

Los síntomas físicos de la depresión son un modo en que nuestro cerebro nos avisa de algo que no va bien. Este trastorno complejo no solo altera el ánimo y los pensamientos. Si hay algo habitual es el claro impacto que tiene sobre nuestro cuerpo, trayéndonos dolor, fatiga, inflamaciones, problemas del sueño, etc. Pocas condiciones alteran de forma tan intensa toda nuestra persona.

El dolor mental existe y es el auténtico responsable de muchas de nuestras enfermedades físicas. Sin embargo, nos resulta más fácil decir aquello de me duele la espalda, la cabeza o el estómago a decir en voz alta algo tan dramático como “me duele la vida”. Porque si hay algo que sí sabemos es que nuestra realidad es a menudo altamente dolorosa.

Los fracasos, las pérdidas, las decepciones, el no saber qué hacer o cómo reaccionar ante algo trae sufrimiento. Aún más, es común experimentar una profunda angustia emocional sin forma y sin origen concreto, un malestar persistente al que no sabemos darle explicación o un desencadenante específico. La depresión, como vemos, tiene mil formas y tantos relieves que como si de una huella dactilar se tratara

 

Abunda por ejemplo esa combinación tan desgastante donde la ansiedad se entremezcla con la depresión. Ahí donde los pacientes suelen definir este estado como estar asustado y tremendamente cansado al mismo tiempo. Como querer estar solo y temer a la soledad a la vez. Como tener ganas de escapar y sentirse paralizado al mismo tiempo.

Vivir con depresión o cualquier otro trastorno no es fácil para nadie. Sin embargo profundizar en la anatomía de estas condiciones es muy necesario para comprender mejor a qué nos estamos enfrentando.

Veamos seguidamente cuáles son esos síntomas más recurrentes.

1. Cansancio, sensación de pesadez y dolor general

Todo pesa, todo duele, el cuerpo se vuelve lento y es como vivir en el interior de una opresiva escafandra. Este es sin duda una de las características que experimentan gran parte de las personas con un trastorno depresivo.

2. Dolor de espalda

Si tuviéramos que hablar de un dolor clásico asociado a la depresión estaría sin duda el dolor de espalda. Esta molestia supera incluso a las cefaleas.

3. Mayor sensibilidad al dolor

Otro de los síntomas físicos de la depresión es nuestro umbral del dolor. De pronto todo resulta doloroso, un roce, un golpe leve, los cambios de temperatura, distintos tipos de ropa... La piel y nuestros receptores son más sensibles y sufrimos más.

4. Problemas digestivos

Con la depresión suelen cursar de forma frecuente todo tipo de alteraciones digestivas:

  • Calambres.
  • Digestiones lentas.
  • Colon irritable.
  • Dolor de estómago.
  • Sensación de llenura.

La tipología y el modo de afrontarla será algo que decidirá un profesional. Recordemos a su vez que sea cual sea el tipo de depresión que padezcamos todas son tratables. En el momento que se experimente una mejoría la mayor parte de estos síntomas físicos desaparecerán.

 

Por: Valeria Sabater


Centro Nuevo Día
Acerca de Centro Nuevo Día

Centro de tratamiento para alcoholismo, drogadicción y otro tipo de adicciones.


Artículos Relacionados:

Comenta desde Facebook